Hoy se abren todas las puertas que nunca estuvieron cerradas. Hoy termina el llanto del niño y nace el ser despierto que estaba adormecido, esclavizado por su miedo. Ya no retirará la mirada ante el dolor inherente al mundo. Avivará la llama viva en su interior. Sabrá ver la fuerza del amor obscurecida por velos de ignorancia egoísta en todos los seres y ya no se ocultará más tras una falsa imagen, sino que revelará su verdadero y único ser.

De aquí en adelante me comprometo a no huir de mi responsabilidad como ser humano, a no auto engañarme ni auto compadecerme. Me educaré en la actitud correcta, consciente y despierta sin evadir la realidad. Me perfeccionaré en el conocimiento y vivencia de la verdad eterna y viva escrita en la naturaleza y también en mi mismo. Comprendiendo que nadie puede poseerla y aunque sé que nada nos pertenece realmente, me comprometo a evitar el ánimo indolente, cumpliendo con el trabajo propio eficazmente sin descuidar el descanso o la generosidad sincera.

Consciente de que humanamente todos somos iguales me comprometo a que mi relación con los demás, mediante mi palabra o mis actos, no estará basada en el temor ni en el orgullo, sino en el respeto y la sinceridad. Estoy dispuesto a no dejarme llevar por la ira y la violencia como método para solucionar problemas, sabiendo que actuar así, invalidaría mi más honestas intenciones.

Me comprometo a alejarme de cuantos hábitos sean perjudiciales para mi salud, tanto física como mentalmente, usos que me impiden madurar y hacen pesada mi vida. Daré paz y orden a mi mente, educándome en el silencio interior y así evitaré la confusión que nubla mi clara comprensión. De aquí en adelante aceptaré la vida tal como se presente, con valor y humanidad, viviendo y pensando sencillamente.

Ésta es la alianza que compromete al ser humano que acepta la vida tal como es, como un don que no le pertenece y que habrá de entregar de nuevo al final de sus días.

Estoy en paz conmigo mismo.

No deseo ser otra cosa que lo que realmente soy.

Ruego por todos los seres para que alcancen la paz que ya poseen.