El Tai-chi es un antiguo concepto de la filosofía china basada en la interacción entre los opuestos, que se manifiesta externamente como un encadenamiento de movimientos fluidos y bien coordinados, a un ritmo lento y constante que favorece la relajación.
La práctica del Tai-chi aporta un mayor conocimiento de los mecanismos de tensión y relajación corporales combatiendo el stress y la rigidez postural, mejora la movilidad de todas las articulaciones y la psicomotricidad en general, favoreciendo la coordinación cuerpo-mente. Proporciona igualmente tranquilidad mental al centrar la atención y la respiración en el gesto.


Es el estilo de Tai-chi practicado en nuestra escuela, incide en la tranquilidad mental. Con un ritmo lento y relajado adecuado para la auto-observación se puede calificar como meditación en movimiento. Para todos aquellos que están interesados en un arte marcial suave con profundas raíces filosóficas cuyo interés no está en la confrontación sino en el conocimiento de uno mismo.

La espada de Tai-chi es un complemento de esta práctica. No tiene una finalidad agresiva; es simplemente un instrumento tradicional que nos sirve para ejercitarnos y mejorar nuestra coordinación con un elemento externo. Su finalidad es crear armonía con el medio en que nos movemos, aprendiendo a utilizar los objetos con economía y belleza.

El Chi-kung (chi=vitalidad, kung=entrenamiento) es una gimnasia suave con un gran valor terapéutico basada en la medicina tradicional china. Los ejercicios son sencillos de realizar y practicados regularmente previenen enfermedades y aumentan la vitalidad. Apto para cualquier edad.

Habitualmente derrochamos innecesariamente nuestra energía vital, especialmente por el incesante pensar. La Meditación es una disciplina basada en el cultivo de la Atención Serena. Practicada de forma regular, la meditación sentada aporta calma y lucidez a la mente.
inicio

 

e-mail inicio