El Tai-chi es una práctica de origen chino, quizá la más conocida y representativa del interés inmemorial que este pueblo tiene por los ejercicios de salud.
Es una joya del pasado de gran interés en el mundo actual por sus características como ejercicio de bajo consumo energético apto para prácticamente todo el mundo.
Podemos destacar algunos de sus beneficios:

Como ejercicio muy apropiado para los problemas posturales, puesto que incide en la auto-observación postural, mejorando la economía del gesto.
El ejercicio debe realizarse con gran relajación muscular, por lo que es un excelente método para combatir el estrés.
Mejora la coordinación mente-cuerpo así como la coordinación entre los diferentes miembros corporales brazos-piernas, derecha­-izquierda, etc.
El suave movimiento, los continuos desplazamientos del peso, mejoran el equilibrio proporcionando a la persona una mayor seguridad en sí misma.
Numerosos estudios médicos demuestran sus excelentes resultados para los problemas respiratorios, cardíacos o de tipo nervioso.

inicio

 

e-mail inicio